miércoles, 29 de julio de 2009

Capítulo XX "Te Amo"

Ah!! Aquí lo tienen!!! El final de la 1ra parte!!!!
Si si si!!! Espero pronto escribir más jeje... Espero que les guste y me dejen sus opiniones, reclamos, regaños, etc.. sobre este final... Al escribir recordé muchas cosas de años anteriores, incluos recordé mi primer amor =) [[Ay si!! yo bien experta no?? jaja]] Bueno... fueron tantas cosas que me vinieron a la mente que no hubo más dedicación que a los RECUERDOS... y a toda la gente que RECUERDO...

Se les quiere!!! Una le agarra cariño a la gente que la aguata... Gracias por seguir aquí ;D Regresen pronto jeje

x0,
*TaNyA*

P.D. Espero que recomienden esta historia con sus amigos jaja o un pokito de piblicidad no me caería mal jeje... GRACIAS! De nuevo les digo que espero sus lengüetazos y bueno ya ya... jaja lo dejo leer, disfrútenlo::

Seguía entre los brazos de Bryer. Las lágrimas no paraban de correr por mi piel, y el sentimiento de angustia estaba plasmado en mi pecho; pero… ¿por qué angustia?
Mis padres me llamaron para abordar el avión que nos llevaría de regreso a casa; me separé de Bryer y noté que también tenía los ojos vidriosos.
-Yo también te quiero, Bryer.-le dije al oído. Me despedí dándole un beso en la mejilla y seguí a mis padres.
Como siempre, el cielo estaba un poco nublado, no había sol; así que podía seguir mirando por la ventanilla sin preocuparme por el tenue brillo de mi piel. En esta ocasión Leah iba junto a mí en el avión, mis padres detrás de nosotras; cerré mis ojos intentando dormir hasta que aterrizáramos, pero no logré mucho.
-¿Qué le vas a decir?-preguntó Leah haciéndome abrir los ojos.
-¿Qué le voy a decir a quién?-dije girándome sobre mi asiento para mirarla.
-¿Qué es lo primero que le vas a decir a Jake, al llegar?
-Am, no lo sé… Me gusta a veces ser espontanea y no pensar en lo que haré.-tenía la mirada fija hacia la nada. Sus ojos también mostraron tristeza.- ¿qué sucede Leah?
-Es que… hasta donde yo sé, nunca le haz dicho a Jake que lo amas. Me preguntaba si… se lo dirías hasta que estuvieras segura de que eso sientes.
-Bueno… si, realmente nunca le he dicho “Te Amo”. Y la verdad nunca supe porque no lo hice… más bien si sé… fue por inseguridad. No estaba segura de las reacciones de Jacob y todo eso. Pero… ¿cómo qué segura de lo que siento? Siempre estuve segura de lo que siento por Jake; o ¿acaso él pensaba otra cosa?
-No, él no. Es que… yo… -su voz estaba llena de duda, no podía formular sus palabras.
-¿Qué sucede?-presioné- Sabes que digas lo que digas puedes confiar en mí.
-Yo soy la que dudaba eso. Lo que sucede, es que cuando yo estuve con… Sam. Y todo termino por la dichosa impronta; me prometí que no volvería a decirle “te amo” a alguien a menos que fuera verdad.
-¿O sea que cuando le dijiste a Sam que lo amabas…
-¡No!-dijo sin dejarme terminar la pregunta- Nunca le mentí. Realmente lo amaba, pero después de saber lo que es imprimarse, no estoy segura de querer decir esas palabras.
-A ver… ya no estoy entendiendo, ¿me dices que por qué no le dije eso a Jake si realmente lo sentía, y ahora dices que no son las palabras correctas?
-No. Bueno, sí. Lo que pasa es que, al menos yo, no creo que me pueda imprimar. Así que decidí volver a mi vida anterior, tú sabes: salir con chicos, ser sociable, etc. Y sé que en algún momento alguien me dirá que me ama y no será cierto, terminaré lastimada y sanaré. Yo no quisiera volver a decir esas palabras a menos que sean verdad y no sólo por decirlas. Para no salir lastimada y no lastimar a nadie, de nuevo. Y después de todo, también pienso que eso no es suficiente cuando quieres a alguien.
-Tú realmente crees que encontrarás a tu “media naranja”.-dije secando su lágrima con mi dedo- Lo sabes, Leah. Yo también lo sé. Lo encontrarás y le DEMOSTRARÁS lo que sientes, unas simples palabras no lo pueden hacer.
-Sí, tengo mis esperanzas de que ese “chico” llegué. Tengo mis dudas también, pero estoy decidida a no decir lo que no siento.
-Todo sería más fácil si todos nos imprimáramos. Pero, tu vida no sería tan divertida.-nos echamos a reír. La verdad es que el chiste no había sido gran cosa. Pero las dos éramos de la clase de personas que a veces se reí de cualquier palabra.
Seguimos conversando un largo rato de muchísimas cosas, hasta que dieron aviso de que estábamos en el aeropuerto de Port Angeles. Bajamos, recogimos las maletas y nos dirigimos a casa.
La verdad, esperaba a toda mi familia justo en la entrada del aeropuerto para darnos la bienvenida. Pero, aún así estaba muy feliz por haber llegado. Seguro no faltaba mucho para ver a Jacob de nuevo.
El volvo de mi padre, tenía que esperar al menos hasta mañana para llegar; así que el camino iba a ser algo largo y muy caro en taxi.
Después de media hora, estábamos cruzando los árboles que distinguían esos pequeños pueblos. Mi mente, de un momento a otro se volvió a llenar de ideas. Leah me había hecho realmente pensar… ¿Qué sería lo primero que haría al ver a Jake?
Me recargué en el hombro de mi madre y cerré mis ojos para imaginar lo que se sentiría volver a perderme en esos hermosos ojos negros. ¿Habría algo diferente al verlo después de tanto tiempo?
-Oye Renesmee-dijo Leah, haciéndome salir de mi mente.
-¿Qué sucede?-pregunté con algo de irritación en mi voz. El hilo de mis pensamientos había sido cortado nuevamente por esta chica.
-Ese… Bryer. ¿te gusta?
-¿Qué dices? Claro que no.
-Sólo me aseguraba. Parece que él también tiene interés en ti.-dijo con una sonrisa pícara en su rostro.
-No, ¿cómo crees? Él es mi mejor amigo, y yo soy su mejor amiga. Nada más-puse los ojos en blanco y volví a recargarme en mi madre, pude ver que ella también sonreía de la misma manera.
-Creo que tu mamá también pienso lo mismo…
-Piensen lo que sea, nosotros sabemos lo que somos… bueno, también mi padre.-escuché una pequeña risa del asiento de enfrente y volví a cerrar mis ojos ignorando todos los demás comentarios.
Me quede dormida lo que restaba del camino. Cuando por fin llegamos, me hicieron despertar y bajar del auto.
Aún un poco adormilada, me sentí como nueva, al sentir de nuevo el crujir de las hojas bajo mis tenis. Me talle los ojos intentando quitarme lo pesado de los párpados. Mi padre ya había bajado las maletas, Leah y mi madre, estaban ya en la puerta. Yo apenas podía caminar pero entré a la casa. Estaba del mismo modo que cuando nos fuimos, mis abuelos y tíos estaba sentados en la sala esperándonos, y un lobito color arena estaba descansando justo a un lado del sofá.
-Bienvenidos de vuelta-dijo mi abuelito al vernos entrar.
Sonreí y saludé a cada miembro de mi familia. Abracé al lobo por el cuello y con un susurró le pregunté por Jake.
Tomó una manga de mi suéter en su hocico y me llevo frente al cristal que había en lugar de muro.
-No veo a nadie, lobito. O… ah. ¿Está en sus rondas?-el lobo asintió y fue directo con su hermana.
Me quedé mirando a través de aquel frío cristal. Parecía que de nuevo tenía que esperar a que oscureciera. Subí a la que por mucho tiempo había sido mi recámara y me puse a desempacar
-¿Puedo pasar, linda?-preguntó mi padre del otro lado de la puerta.
-Claro- entró y se sentó en mi cama.- ¿qué sucede?-pregunté mientras me sentaba a su lado.
-Embry y Quil están aquí…
-Ah. Bajaré después, ahorita tengo que terminar esto-mi entusiasmo dejo de ser el mismo al no ver a Jake el primer minuto que de nuevo estuve en casa.
-¿Segura? Eso sería descortés.
-Si, lo sé. Pero es que…
-No creo que a Jacob le guste que lo hagas esperar tampoco-me interrumpió. Salí corriendo de la habitación y bajé las escaleras buscando a Jake con la mirada. No lo encontré en ese pasillo, fui a la cocina y tampoco estaba ahí.
Salí al jardín corriendo
-¡Jake!-dije cuando lo vi parado a unos metros de mí.
Fui hacia él y lo abracé; me hundí en el calor de su pecho, con las lágrimas de felicidad casi corriendo y mojando mi rostro.
-Nessie, que bueno que ya estás aquí-dijo besando mi cabello y respondiendo mi abrazo. Después de un momento nos separamos y pude ver sus ojos de nuevo, la alegría emanaba de ellos. Me sonrió, esa cálida sonrisa que lo caracterizaba.-te extrañe demasiado.
-Yo también, Jake.-tomé su rostro entre mis manos y él se inclinó. Nuestras bocas volvieron a encontrarse y una vez más, después de tanto tiempo lejos, sentí su cálido aliento sobre mí. Mientras me perdía entre los movimientos de sus labios, lancé mis brazos a su cuello y él enrolló los suyos alrededor de mi cintura.
La necesidad de respirar nos hizo apartarnos. Volví a reflejarme en el oscuro brillo de sus ojos, y por primera vez me sentí completamente segura de lo que sentía, y de lo que debía decir…
-Te amo, Jake.

6 comentarios:

manzana dijo...

definitivamente hermoso final... esta extraordinario.... de verdad... je...

Gracias por alegrarme el dia con esto.... jeje...
y bueno sigo por aqui al pendiente....

GRAX...
Y BYE....
:)

kren dijo...

hola
ho ya c acabo
estuvo muy hermoso el final

enseri me nknto
hay viene la segunda part
esperaramos
bay

Anónimo dijo...

haaaaaaaaay por q se termino?¿??¿ :´(

no tardes en escribir ok voy a extrañar tus historias se te kiere!!!

karen

Kanghu! dijo...

ok estooooooooooooy total y rotundamente de acuerdo con apple y kren esta hermoso el final
meeeeeeeeeeee encanto. me hizo llorar la parte de Leah lo siento creo que despues de Team Jacob soy Team LeaH JIJI

Anónimo dijo...

hay k hermoso dios hay k lindo

lunita black dijo...

hay k hermosa historia y o = llore con lo de leah jijij me enknta esta histori aora si esperare la segunda parte con mas ansias.
k hermoso final
me heheh enamorado mas de jacob y de reneesme k bonito yo kiero uno = asi de pasiente jiji
sale tanya cuidate y grax por pasrme tu pajina bueno blog esta genial me guto muxo.

cuidate y adiosin